Gay Travel Map
COLOMBIA

Qué hacer en Colombia


Bogota

Fundada por Gonzalo Jiménez de Quesada y bautizada como Bacatá, fue Alexander Von Humbolt quien la denominó la "Atenas de América", por el acentuado nivel cultural de sus pobladores. Bogotá fue la cuna de movimientos culturales, científicos y políticos. Allí se inició la famosa Expedición Botánica y se construyó el primer Observatorio Astronómico de las Américas, entre otros muchos eventos que le valieron a la capital un claro reconocimiento en el ámbito cultural.

El acelerado crecimiento de la ciudad evolucionó de manera vertiginosa en la última década. Tanto así que Bogotá fue designada como Capital Iberoamericana de la Cultura 2007, distinción otorgada por la UCCI (Unión de Ciudades Capitales de Iberoamérica), y en el mismo año fue la primera ciudad latinoamericana escogida por la Unesco como la Capital Mundial del Libro.

Bogotá, cuyos habitantes más tradicionales se les reconoce con el gentilicio de cachacos y a los más jóvenes como rolos, es centro de llegada de pobladores de todas las regiones de Colombia y de turistas provenientes de todos los países del mundo. Todos ellos han hecho de Bogotá una ciudad multicultural donde se mezclan amónicamente toda clase de creencias y prácticas culturales.

Nuestra ciudad, al igual que las grandes y más convulsionadas urbes, goza de una riquísima agenda cultural, mezcla de eventos nacionales e internacionales que abrigan todas las expresiones artísticas: conciertos, exposiciones, teatro, cineclubs, galerías de arte, fotografía, literatura y poesía, eventos en el espacio público, ferias artesanales y de antigüedades.

Entre otros muchos lugares de excepción, Bogotá es poseedora del Museo del Oro, el mejor del mundo en su género; el Museo Botero, la colección de arte contemporáneo más completa de América Latina valorada en más 450 millones de euros y donada por el pintor colombiano Fernando Botero, el Festival Iberoamericano de Teatro, el más grande del mundo y único que reúne una muestra tan completa y variada del teatro, el Salón Nacional de Artistas, la Bienal de Artes de Bogotá, la Feria Internacional de Arte de Bogotá, los premio Luis Caballero, el Salón de Arte Joven , la Feria Internacional de Arte de Bogotá… Exposiciones de arte en cerca de 70 galerías y 58 museos, obras de teatro en 45 salas y cine en más de 40 salas.

La ciudad cuenta, además, con una nutrida oferta de escenarios para gozar de espectáculos musicales de todo tipo, desde lo más popular hasta los más excelsos. Cada año se realizan siete festivales al parque (Jazz; Hip Hop, Colombia, salsa, ópera, danza y rock), lunada, temporadas de ópera y zarzuela, entre muchos otros espectáculos de talla internacional. Y si el interés es conocer nuestro el patrimonio histórico y cultural, en Bogotá armonizan pasado y presente representados en arquitectura, obras y artes museos. Bogotá ofrece 161 monumentos nacionales y 28 templos religiosos, dignos de ser visitados.

La buena y variada gastronomía, que forma parte fundamental de la diversidad cultural de la ciudad, es uno de los atractivos más fuertes de Bogotá. Seis zonas de comida dentro de la ciudad y decenas de restaurantes a los alrededores de Bogotá ofrecen una riquísima variedad gastronómica: comida típica, alta cocina nacional e internacional, cocina fusión, repostería para todos los paladares son las posibilidades que ciudadanos y visitantes encuentran para comer y beber en cientos de restaurantes de todos los estilos, formales e informales, típicos e internacionales.


Teatro

Bogotá se convirtió en la sede del festival de teatro más importante del mundo: el Festival Iberoamericano de Teatro, que se lleva a cabo cada dos años, convocando a artistas de todo el mundo. Aparte de otros festivales de teatro de la ciudad, las 45 salas de teatro de la ciudad mantienen una nutrida oferta todos los días del año en los diferentes géneros teatrales, desde el más clásico hasta el contemporáneo y de vanguardia.


Cine

Los bogotanos y los visitantes pueden disfrutar de una buena cartelera en las más de 40 salas de cine de la ciudad durante todo el año, y aprovechar festivales de cine como Eurocine, el Festival de Cine Documental, el Festival de Cine de Bogotá, la Muestra Internacional Documental, el Festival de Cine Francés, entre muchos otros.


Fotografía

Puede suceder en Bogotá que usted se encuentre con exposiciones fotográficas en calles, restaurantes, parques, galerías, museos y hasta bares.


Conciertos

La agenda de eventos musicales es, quizás, la más prolífera de Bogotá. Diariamente se dan en simultanea varios encuentros de reconocidos grupos y solistas nacionales e internacionales que interpretan música de todos los géneros. Conciertos en salas de teatro, conciertos masivos en parques y recintos cerrados, conciertos en lugares nocturnos que animan la rumba, conciertos para enamorados, conciertos de música clásica, conciertos para jóvenes, conciertos para todos.


Cartagena de Indias

Islas y Playas de Cartagena

Exuberantes paisajes, pintorescos parajes, amplias playas, bellas islas. El plan ideal es alternar las visitas a lugares históricos con paseos a las islas y playas que abundan en Cartagena de Indias y sus alrededores.

La isla Baru es uno de los futuros polos de desarrollo turístico de Cartagena de Indias. En la actualidad cuenta con hermosas playas de arenas blancas, aguas transparentes, caños rodeados de manglares y corales multicolores. Se puede llegar por tierra cruzando el Canal del Dique desde Pasacaballos (vía Mamonal) o por vía acuática atravesando la Bahía de Cartagena.


Islas del Rosario

Es un pequeño archipiélago ubicado al sur de la Bahía de Cartagena a sólo hora y media de viaje. De aguas transparentes y multicolores, se prestan para el buceo recreativo. Hay disponibilidad de cabañas para ser rentadas en cualquiera de estas islas, con todas las comodidades al alcance de todos. Proceso de Fortificación de Cartagena

Cartagena de Indias desde sus inicios como ciudad clave del Imperio Español fue siempre el objetivo militar de países entonces rivales como fueron Inglaterra y Francia. Por esto, la fortificación de la plaza era más que indispensable para poder asegurar la victoria en caso de incursiones enemigas.El proceso de fortificación de toda la ciudad y sus alrededores comenzó en la Colonia en pleno siglo XVI y siguió hasta finales del siglo XVIII, a pocos años de la época de la Independencia. El Fuerte del Boquerón, el primero en Cartagena de Indias, surgió por la necesidad de cubrir la entrada a la Bahía de las Animas, para dificultar cualquier desembarco o penetración masiva en las proximidades. Dicho fuerte estaba ubicado donde hoy está el Fuerte de San Sebastián del Pastelillo, en la Isla de Manga. El Boquerón era auxiliado a su vez por baterías, que impedían el libre acceso por alguna de las rutas de invasión hacia la ciudad.Hubo dos baterías en cercanías de los Baluartes de Santa Catalina y San Lucas, donde hoy es El Cabrero, que protegían el acceso por tierra desde el norte; dos baterías más se hallaban en Punta Icacos (donde hoy está el Hotel Caribe) y que defendían la entrada por el sur; y dos baterías en el sitio que hoy ocupa el Baluarte de Santo Domingo, protegiendo el acceso frontal desde el mar y desde la península de Bocagrande.Estas defensas no eran suficientes, sin embargo, para proteger la ciudad, que cayó ante las invasiones de Martin Cote y Francis Drake, y esto obligó a la Corona Española a diseñar un proyecto de fortificación serio, realizado por el ingeniero italiano Bautista Antonelli, para convertir a Cartagena de Indias en la plaza mejor fortificada en América.En el siglo XVII las entradas a la bahía por Tierrabomba eran protegidas por el castillo de San Luis de Bocachica, al sur; y el de San Matías, que reemplazó las baterías de Punta Icacos. Este cruzaba fuegos con la Plataforma de Santángel, ubicada al norte de Tierrabomba y que desapareció por su ineficacia.El Fuerte de Santa Cruz de Castillogrande se ubicaba en la Punta del Judío (donde hoy está el Club Naval) y cruzaba fuegos con el Fuerte de Manzanillo, localizado en la isla del mismo nombre, al otro lado del canal.El Baluarte del Reducto se ubicaba en uno de los extremos de la entonces Isla de Getsemaní y cruzaba fuegos con El Boquerón, lo mismo que la Puerta de la Media Luna, por donde la ciudad se comunicaba con tierra firme.En el Cerro de San Lázaro se encontraba el fuerte del mismo nombre, que años después se transformaría en el Castillo San Felipe con reformas y añadiduras que lo harían más poderoso.En el siglo XVIII fue cuando la construcción militar cobró mayor importancia en Cartagena de Indias. El ingeniero militar Don Juan de Herrera y Sotomayor se encargaría de reparar aquellas edificaciones destruidas en la invasión de Vernon.· Se restauraron el Castillo de San Luis de Bocachica y el Castillo de San Felipe de Barajas.· Se rehabilitaron las baterías de Chamba, San Felipe y Santiago, ubicadas en la costa exterior de Tierrabomba.· Se rehabilitaron a su vez otras dos baterías en la Isla de Barú: Varadero y Punta Abanico.· Se reconstruyeron los fuertes de Manzanillo y Castillogrande.


Restaurantes en Cartagena

Por su naturaleza internacional, Cartagena de Indias cuenta con variados restaurantes especializados en comida árabe, peruana, italiana y francesa entre otros. Entre los platos autóctonos están las empanadas con huevo, carimañolas, mote de queso, arroz con coco, sancochos de carnes o pescados, etc. En el Portal de Los Dulces, ubicado en el Centro Histórico, podrá degustar los tradicionales dulces de coco, leche, tamarindo y frutas nativas.


Vida Nocturna en Cartagena

Para pasar un inolvidable rato en Cartagena Nocturna la mejor opción son los bares, cafés, casinos y discotecas que ofrece la ciudad; los mejores se encuentran en el Corralito de Piedra, la Calle del Arsenal y Bocagrande, donde encontrará desde ambientes apacibles y románticos hasta alegres discotecas que ofrecen variados géneros musicales, sitios donde tendrá la oportunidad de conocer artistas y gente de la farándula que visita a Cartagena de Indias.De Noche en Cartagena también puede disfrutar de un paseo en coche o realizar una caminata por la Ciudad Vieja y admirar su espléndida vista iluminada por los románticos faroles coloniales.


Triangulo del Café

El Eje cafetero, también llamado Triángulo del Café es una región topográfica de Colombia, comprendida en su extensión por los departamentos de Caldas, Risaralda, Quindío, la región nor-oriental del departamento de Valle del Cauca, toda la región del suroeste de Antioquia y el nor-occidente del Tolima, y las ciudades capitales de los tres primeros departamentos mencionados son Manizales, Pereira y Armenia respectivamente y divididas en ejes temáticos. Esta región fue una notable productora de caucho, a comienzos del siglo XX pero luego se dedicó más alcafé, uno de los más importantes centros en importación y redistribución de mercancías de fabricación europea. El mismo grupo de comerciantes que promovió estas actividades sería el que años más tarde impulsaría el desarrollo industrial de la zona. El paisaje cultural cafetero de Colombia fue declarado Patrimonio de la Humanidad por laUnesco en 2011.

El Eje Cafetero colombiano debe su bienaventuranza al café. La región, con el legado paisa ha creado una identidad propia en sus costumbres actuales, y con ella ha desarrollado una cultura turística encomiable. Con una arquitectura colorida y sui generis, esta región ofrece a los visitantes peculiaridades únicas.

Un caso curioso es la masiva utilización tradicional de los vehículos Jeep Willis norteamericanos de la época de la Segunda Guerra Mundial. Estos Willis pueden verse por todas partes como elementos de transporte de personas y carga. Esta particular tradición ha llegado incluso a inventar palabras típicas del Eje, como el “jeepao” (se leería Yipao), que se refiere a la cantidad de cosas que uno de estos Willis puede transportar, de la misma manera como al contenido de un costal se le llama en Colombia "un costalao" (costal lleno de cosas).

El rasgo más importante de este industria turística (“Agroturismo”) es que está basado en la oferta de hoteles autóctonos de la región, con identidad propia de los cafetaleros de la zona. Muchas haciendas y casonas tradicionales rurales, con actividades normales del campo, han sido acondicionadas para servir de alojamiento y hospedaje para muchos turistas, las cuales poseen definidos rasgos de originalidad y belleza, en hoteles llenos de vida y tradiciones de los primeros colonos antioqueños, con cafetales llenos de historia y de colorido, con chapoleras capacitadas "empiricamente", para la recoleccion del cafe. .


Balcones de la Calle Real en Santuario (Risaralda)

Los amantes de la naturaleza, especialmente de la montaña pacífica, habitable e invitante, y de los negocios vinculados al sector agroindustrial y agropecuario, encontrarán en las haciendas cómodos alojamientos y lo más exclusivo de la gastronomía de la región. Además, programaciones para efectuar recorridos por los cafetales. También cabalgatas y aventuras turísticas por los alrededores y poblaciones cercanas.



Malargueen Guia Meulen Restaurant Montevideo Sentido G MIRADA H KLM